Maldita Barba!!!

La barba, un objeto de deseo para nosotros los lampiños, que daríamos lo que sea por querer tener ese símbolo de masculinidad.

Veamos algunas de las cosas por las que este sufrimiento no va a parar.

La búsqueda de la solución en Internet no deja nada

Te has ido a parar a Internet en búsqueda del remedio mágico, para tener una abundante Pero siempre encuentras lo mismo, tú persona sin barba, estás desesperada.

La misma barba te recuerda lo miserable que eres

La misma barba se encarga de hacerte sentir menos cuando aparecen unos pocos vellos, pero que mejor decides desaparecer porque se ven ridículos.

Desde un pequeño bigote o hasta unos tres pelos en la barbilla, como sea la misma barba te dice: “¿recuerdas que no tienes barba? pues toma”.

Esperas a que la moda acabe ya

Todos aquellos con la genética adecuada explotaron la posibilidad de tener barba y nosotros sólo vemos al tiempo pasar, esperando que pase más rápido y el gusto por el vello facial muera de una vez.

Te rasuras, por si pega

Sinceramente, lo hacemos porque nos hace sentir importantes y con barba, y esto teniendo la diminuta posibilidad y mucha fe de que el rasurarte te dé más vello facial. A ver qué pasa, te dices.

El saber que las mujeres nos prefieren con barba, deprime

Con la moda de las barbas, miles de artículos y comentarios aparecieron diciendo que las mujeres prefieren a los hombres con barba.

Y eso baja nuestra autoestima. En las redes sociales comparten cosas o fotografías de hombres ¡con barba! Dejando claro que los artículos tienen razón.

Tú contra la naturaleza

Nosotros sólo tenemos nuestros buenos sentimientos y las ganas de tener una barba, nada más.

La barba da un grado de protección para aquellos que la tienen. Los protege del sol, del frío y de muchas otras cosas, una tristeza.

Somos bebés, toda la vida

Si te quitas la barba, puedes parecer hasta 12 años más joven, el problema es que nosotros siempre nos veremos con 12 años menos.

Puedes pensar que eso está bien pues de esa manera te ves más joven… ¡Pero no! Al ser hombres hay un punto de la vida en el que necesitamos mostrar las marcas de la vida y lo que el tiempo ha hecho en nosotros, lo cual es parte de la masculinidad y la virilidad, pero la vida nos aleja de ese sentimiento.

Fuente: 7boom.mx

Anuncios