Los hombres también tenemos derecho de defendernos de las mujeres.

 

Que triste que las feminazis tomen control tan fuertemente en la sociedad,  desde el “me quedo con la mitad de lo tuyo” cuando se divorcian, pasando por el “solo la mujer sirve para cuidar a los hijos,  no importa que sea una drogadicta”, hasta el “puedo pegarle a un hombre, pero que jamás me toque uno”

En el vídeo se aprecia, y casi todos los comentarios que he leído en diversos medios concuerdan, que la mujer se pone al tú por tú, De’Andre quiere pasar, la tipa se pone al lado, se observa claramente cómo con el trasero le quiere impedir el paso (véase segundo 5) ella levanta el puño derecho, él la detiene y controla sus brazos, ella lanza patada a la entrepierna, de nuevo, él no hace nada, ella se enfurece y lanza un golpe muy claramente directo al rostro, él por fin, a la tercera provocación responde y le da un puñetazo, debe huir porque le acusarán de misógino seguramente, de “golpea-mujeres”. Y tal cual, de eso le acusan lamentablemente.
Afortunadamente su abogado esta apoyando y buscarán que a ella también se le condene por su comportamiento o, se retiren cargos por completo.

Hay una frase muy famosa que reza: “Si te comportas como un hombre, serás tratado como un hombre” siendo así que, si lanzas puñetazos e insultos poniéndote al tú por tú con alguien porque piensas que eres mujer, estás mal si crees que no ocurrirá nada.

El problema de hoy día es que algunas mujeres quieren empoderarse pero no asumir los riesgos que conlleva, Se ha tergiversado la igualdad por un hembrismo, ya no se toma en cuenta al hombre al momento de tomar decisiones, ahora es, la mujer ante todo.

La realidad debería ser otra, igualdad ante todos, seas hombre o mujer, si actúas de X o Y forma te vas a la cárcel, si agredes primero, tú eres el/la agresor(a), si eres pésimo como padre/madre de familia, que el otro se quede con los hijos,  si solo eres un zángano, no mereces nada de los recursos de tu ex-espos@, etc, etc.

En estado Inconcluso – Capitulo Uno

3:30 AM

Me despierto otra vez a la misma hora, “¿Qué me pasa?” Me pregunto. Me levanto y trato de entender que me despierta cada a noche a la misma hora, recorro la casa tratando de volver a conciliar el sueño, bajo por las escaleras en la oscuridad no quiero encender la luz, ya que me molesta los ojos. Voy bajando pensando muchas cosas, cada escalón es un pensamiento que me cruza en la cabeza, levanto la vista y veo una sombra en la cocina, no he terminado de bajar las escaleras, un frio me recorre toda la espalda, temeroso pienso muchas cosas, bajo ahora más lento, cada vez me acerco más a la cocina y la sobra sigue allí, bajo el ultimo escalón antes de cruzar, estoy sudando, el corazón me está latiendo muy fuerte, hay un silencio que me mata del miedo, está todo muy callado, bajo y volteo a la cocina y…

No hay nada, veo al suelo y la sombra no está, ¿será que se movió? ¿me escucho? ¿o todo es parte de mi imaginación?, ahora si enciendo la luz, esperando no encontrar nada, muerto del miedo comienzo a mirar por todos lados, no hay nada “Gracias a Dios” digo dentro de mí, he pasado el susto de mi vida.

Más tranquilo salgo al parqueo a cerciorarme que no hay nadie, salgo por la puerta y de repente siento un fuerte golpe en la cabeza, caigo al suelo, mareado  y tirado en suelo, logro ver antes de desmayarme completamente, dos pares de botas negras, tipo militares, y lo último que escucho “Casi nos descubre”.

3:30 AM me despierto otra vez a la misma hora, que sueño más extraño tuve, hasta creo que me duele la cabeza, me toco la cabeza y no tengo nada, bajo a la cocina a tomar un poco de agua, enciendo la luz después de este sueño no me voy a arriesgar a ir a oscuras, bajo me sirvo un poco de agua, salgo al parqueo, miro al cielo, todo está como siempre que me levanto a esta hora, entro a la casa nuevamente y voy a dormir.

— En la sombra un hombre con la mirada fija, vigila y parece que está esperando el momento adecuado, parece que está esperando que pase algo para actuar —