La forma de gobernar en Latinoamérica

En una reunión un gobernante solicito que le trajeran una gallina, tomo la gallina fuertemente con la mano y con la otra comenzó a desplumarla y la gallina desesperada por el dolor, intento fugarse, pero no pudo. Así el gobernante logro quitarle todas las plumas y les dijo a sus ayudantes, “Ahora observen lo que va a suceder”.

El gobernante puso a la gallina en el piso y se alejó de ella y agarro en su mano un puño de trigo mientras sus ayudantes observaban asombrados como la gallina asustada, adolorida y sangrando corría detrás del gobernante e intenta agarrar su pantalón mientras este le iba tirando puños de trigo y daba vueltas en la sala, la gallina lo perseguía por todos lados.

Entonces el gobernante miro a sus ayudantes quienes están totalmente sorprendidos y les dice: “Así de fácil se gobierna a los tontos”.

Vieron como me persiguió a pesar del dolor que le cause, así son la mayoría de los pueblos, persiguen a sus gobernantes y políticos a pesar del dolor que ellos le causan por el simple hecho de recibir un regalo barato o algo de comida para unos días.

Anuncios

Un gran discurso, que todos deberíamos escuchar.

Sacado de una gran película de 1940. – El Dictador

Lo siento, pero yo no quiero ser emperador; ése no es mi oficio. No quiero gobernar ni conquistar a nadie, sino ayudar a todos si fuera posible. Judíos y gentiles, blancos o negros.

Tenemos que ayudarnos unos a otros. Los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacerlos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos. La Tierra es rica y puede alimentar a todos los seres.

El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las almas. Ha levantado barreras de odio. Nos ha empujado hacia la miseria y las matanzas.

Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado nosotros. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado y sentimos muy poco.

Más que máquinas, necesitamos humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura. Sin estas cualidades, la vida será violenta. Se perderá todo.

Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana. Exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.

Ahora mismo mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, a millones de hombres desesperados, mujeres y niños. Víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes.

A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano.

El odio de los hombres pasará. Y caerán los dictadores. Y el poder que le quitaron al pueblo, se le reintegrará al pueblo. Y así, mientras el hombre exista, la libertad no perecerá.

¡Soldados, no os rindáis a esos hombres! que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen lo que tenéis que hacer, que pensar y que sentir. Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado. Y como a carne de cañón.

No os entreguéis a esos individuos inhumanos, hombres máquinas, con cerebros y corazones de máquinas. Vosotros no sois máquinas; no sois ganado. Sois hombres. Lleváis el amor de la humanidad en vuestros corazones. No el odio. Sólo los que no aman, odian. Los que no aman y los inhumanos.

¡Soldados, no luchéis por la esclavitud, sino por la libertad! En el capítulo XVII de San Lucas se lee: el reino de Dios está dentro del hombre. No de un hombre ni de un grupo de hombres, sino de todos los hombres. En vosotros.

Vosotros, el pueblo, tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad. Vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer esta vida libre y hermosa. De convertirla en una maravillosa aventura.

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble, que garantice a los hombres trabajo. Y dé a la juventud un futuro. Y a la vejez, seguridad.

Con la promesa de esas cosas, las fieras alcanzaron el poder. Pero mintieron. No han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres, sólo ellos. Pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer nosotros realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales. Para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.

Luchemos por el mundo de la razón. Un mundo donde la ciencia, donde el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.

¡Soldados, en nombre de la democracia, debemos unirnos todos!

Nuestra humanidad…

Allí donde estas sentado, ahora en este momento mientras estás leyendo este post, quiero decirte que tú tienes acceso a más información que cualquier otro humano en la historia de la humanidad, que tú tienes al mundo en tus manos y puedes hacer lo que quieras como nunca antes los humanos en este mundo. Tú tienes el doble, o el triple de oportunidades que tu padre no tuvo y que su padre antes de él, jamás tuvieron, pero probablemente todo esto no te importe no te interese, ya que lo que lo único en que usas de esta gran oportunidad que se te ha dado vivir en esta era, la utilizas para poner tus quejas, tus depresiones, tus problemas y muchas cosas vanas que no valen nada a la hora de cambiar el mundo.

La curiosidad que alguna vez tuvimos en el mundo ha desaparecido ¿Por qué entre más crecemos menos preguntas nos hacemos? Es posible que sienta que ya lo sabes todo y que no hay nada nuevo que aprender o que no necesitas nada más en tu vida, que todo tu conocimiento es suficiente para vivir cómodamente. La ignorancia nunca ha sido una virtud aunque nosotros crean que sí, porque nos da pereza querer saber más, querer entender este mundo y todos sus misterios.

A través de la historia los humanos siempre han aceptado el mundo en que nacimos y si alguien intenta cuestionar el mundo, es llamado loco, tonto, fuera de lugar, etc. Siempre a los soñadores se les ridiculizan ya que no aceptan el mundo tal y como lo ha establecido la sociedad en cada era de nuestra historia, pocos son lo que ven más allá del velo y los que realmente hacen cambiar nuestro mundo. Las religiones nos dicen que creer, la sociedad nos dice cómo vivir, la televisión nos dice lo que es bueno y lo que es malo, etc. Y es que constantemente nos programan para que actuemos como debemos actuar, para vivir como ellos dicen vivir, incluso para amar como ellos nos dicen que debemos amar.

Solo se necesitan unos años para mirar hacia atrás y preguntarnos ¿Cómo alguien puede aceptar ese mundo?, Hoy nos consideramos desarrollados, como si no tuviéramos nada que aprender, pero en 100 años, cuando las personas mire hacia atrás a nuestra generación, ellos también se preguntaran ¿Cómo es que alguien acepto ese mundo?, no es ningún secreto que nuestro mundo está lleno de problemas, nos gritamos unos con otros, protestamos, luchamos y sin embargo los problemas solo parecen seguir creciendo y tal vez porque nacen de un problema mucho más grande, que no hemos podido ver.

¿Por qué exploramos el universo por nueva vida? Cuando ni siquiera podemos coexistir con la vida en nuestro propio planeta, es como si esperamos que haya vida allá afuera, y esperamos que esa vida sea justo como nosotros, como si la vida solo puede ser humana. Cómo es posible que en un mundo con miles de especies, nos vemos como los únicos que piensan, sienten o importan. Este es un tema recurrente en nuestra historia, la creencia que un tipo de vida es inferior a otra, siempre batallamos en aceptar a otros que no son como nosotros (como el racismo), nos cuesta reconocer que si algo es diferente, no significa que debería de ser tratado diferente. Cuando vemos a otras formas de vida, decimos que nuestra tecnología nos hace más avanzados, sin embargo lo único que parece progreso, es la destrucción del mundo a nuestro alrededor, y si te detienes a ver lo que hay, puedes observar que hay muy poca vida presente. La mayoría de los animales que conocemos, solo la hemos visto por televisión, es curioso que los llamemos animales, pero a nosotros mismo nos llamamos humanos, como si fuéramos dos tipos de vida diferentes sin nada en común.

Los vemos como bestias y nosotros mismos como personas, juzgando sus acciones como salvajes, pero las de nosotros tradicionales, pero mientras ellos comen para sobrevivir, aun cuando nosotros nos llamamos civilizados matamos a los animales no solo por matar, para engendrar vida después de la muerte. No porque lo necesitemos sino porque nos gusta el sabor, nos gusta cómo nos vemos con su piel, nos gusta la sensación de matar y cuando ves la vida como un objeto de valor, es difícil ver el valor en la vida. ¿Por qué cuando algunos animales mueren, se convierten en noticia? Pero cuando otros son asesinados para darnos de comer ni siquiera nos importa.

¿Por qué nos molesta la cultura de perros de pelea? Pero nos reímos cuando otra cultura se reúsa a comer vacas, nuestra idea de lo “Normal” puede cambiar dependiendo en donde vives, pero nuestro deseo de ser normal siempre ha sido el mismo, es solo cuando cambia la norma que criticamos nuestros hábitos anteriores. Hoy vivimos en países donde es normal tener algún tipo de cáncer, es normal ser obeso o desarrollar enfermedades del corazón, claramente hay algo malo con esta forma de vida que nosotros llamamos normalidad, pero es lo único que conocemos, desde que tenemos memoria hemos comido animales, desde niños nos inculcaron que la carne nos da proteína y nos hace más fuertes, sin embargo hay muchas otras comidas las cuales no necesitamos matar para obtener lo mismo, pero nadie nos dice eso, no les importa. Hay muchos estudios donde nos muestran las enfermedades asociadas a la carne, o de todas las comidas que comemos normalmente, o los efectos en el planeta con la tierra que desperdiciamos para engordar a los animales que comemos, cuando tomas leche de otro animal que no sea de tu propia especie durante toda tu vida, no te parece nada extraño, te parece normal, después de todo es lo que siempre hemos hecho y no cuestionamos la tradición que abrazamos, pero si nunca cuestionamos las tradiciones de nuestro pasado nunca evolucionaríamos.

No estas harto de este mundo políticamente correcto, pero moralmente jodido, un mundo donde tememos que otros se ofendan por dar nuestra opinión de algo, pero no que otros sean afectados por nuestras acciones como humanidad, un mundo donde todos dicen que quieren una solución un cambio, pero nadie está dispuesto a admitir que ellos mismos son el problema.

Las decisiones que tomamos, van más allá de lo que pensamos, pero decidimos ignorar el impacto que tendrá en el mundo.

Hace muchos años pensé que podíamos cambiar el mundo para bien, pero a medida que crezco me pregunto si el cambio cuando lo realicemos será demasiado tarde para nuestro mundo y para nosotros mismos, ¿Queremos hacer un cambio? Tal vez simplemente así somos los humanos, desde el principio no hemos podido coexistir con otra vida en el planeta, pero sin importar que tan lejos evolucionemos, es una costumbre que sigue vigente, si la historia de nuestro planeta fuera una película hasta este punto, los humanos seriamos los villanos siempre, y como cualquier otra película, siempre nos rehusaríamos a vernos como los malos.

Cada generación viene a este mundo pensando en que puede mejorar las cosas, solo para ser recordados más tarde por sus errores, el día de hoy podemos tener más información que cualquier otra generación, pero de que sirven las respuestas si nunca nos hacemos las preguntas correctas, ninguno de nosotros decidió nacer en este mundo, ninguno de nosotros decidió nacer donde nacimos, pero todos nosotros tenemos la elección de cambiar en lo que nos convertiremos.

Las protestas no sirven de nada…

Hoy quiero hablar de las protestas masivas de gente (burros), esta semana un grupo de dis que estudiantes han estado protestando por que cambiaron el pensum de estudios para la carrera de magisterio.

A todas luces el cambio de la carrera es algo bueno para el país y si Guatemala no está acostumbrada a los cambio positivos, lo primero que se les ocurre es protestar, parece que esta nación es una nación de protesta, se protesta por todo siempre, de que no hay trabajo, que hay mucho trabajo y no quieren trabajar, que España gano la euro, aquí se protesta por todo y casi siempre con cosas estúpidas, porque no protesta esa gente que le gusta tanto protestar cuando los congresistas hacen grandes desfalcos, porque no protestan cuando una sucia mujer quiere ganar las elecciones usando dinero del pueblo, porque no protestan contra los asesinos, ladrones y tanta corrupción en el país, pero si hay un cambio positivo se vuelven locos y para que lo vamos a negar va exigir un esfuerzo mayor al que se da ahora, pero por ese esfuerzo extra protestan con todas sus fuerzas, como diciendo estoy sumergido en la mediocridad y de allí no quiero salir.

Y no estoy diciendo que debamos ser conformistas y que no podamos protestar, pero si digo que basta ya de tanta protesta, porque al final en las protestas como en la guerra la mayoría de las personas que participan no saben porque lo hacen, o desconocen el trasfondo de todo esto y solo son manipulados y manejados como muñecos.

La gente no se ha dado cuenta que las protestan casi nunca han servido para nada, otro problema es que los que protestan con todo respeto tienen una manía de cerebro, sé que es malo generalizar pero me parecen unos grandes ignorantes, en primer lugar hacen unas grandes marchas al congreso pero en su paso detienen el tráfico y afectan a otros que si quieren superarse con trabajo,  pongamos un buen ejemplo de esto:

–          Un grupo como de 5 mil indígenas vinieron a la capital a protestar por la minería en su pueblo, pues que fue lo que paso, esas 5 mil personas afectaron el tráfico del país, afectando económicamente a mucha gente que tiene que movilizarse sin mencionar que detienen las actividades diarias de las demás personas.

  • En primer lugar en mi país los diputados nunca van a trabajar entonces los únicos que los pueden escuchar son los de la limpieza en el congreso.
  • En segundo lugar afectaron al país con sus protestas y de todas maneras no detuvieron nada.

Ahora hablemos de los tontos estudiantes que me tienen muy molestos, porque solo son vándalos que no saben lo que quieren  y solo se dejan manipular, son tan tontos que allí van como ovejas al matadero, solo consiguen que los golpeen y que se los lleven a la cárcel.

Siempre he estado en contra de las protestas yo mismo estudien en un instituto público INCV (Central para Varones), en esos días de estudiante se protestaba por todo y eso no ha cambiado no he hemos evolucionado a una mejor nación seguimos siendo los de siempre, y es que la verdad siempre estamos desconforme con algo, eso es normal, lo que no es normal es que siempre tratemos que el gobierno nos arregle la vida, la gente vive molesta esperando que algo o alguien haga algo por su vida.

Ya basta de tanta tontería, estudiantes estudien, trabajadores trabajen, así de simple, aquí en mi país los estudiantes pasan más tiempo protestando que trabajando, si miren a tanta gente perdiendo su tiempo en la USAC.

PD: La escuela normal es unos de los establecimiento educativos más grandes en Guatemala, cuenta con piscina, canchas de basquetbol y un campo de futbol hermoso, para resumir parece una universidad, pero es uno de los institutos con menos estudiantes hay en Guatemala, y para más fregar los pocos estudiantes que hay allí son vándalos y solo están buscando perder el tiempo, sin mencionar q parece la universidad de los futuros criminales del país.

Los institutos deben ser recuperados por el gobierno y exigir exámenes de admisión para que los que lleguen a estudiar allí lleguen a estudiar y que esos lindos lugares se utilicen para capacitar a los futuros líderes de Guatemala y no a los futuros delincuentes.

Dejo una foto de la escuela normal para que vean lo grande que es.