Capitulo uno

Luego de una discusión en el trabajo, él llega a su casa lo reciben sus hijos, que le hablan de sus múltiples problemas, que en ese momento no eran relevantes ya que se sentía cansado. En la puerta está su esposa que le dice “Quiero hablar contigo” nunca es buena esa frase.

Ella se acerca con una cara de decisión y satisfacción. El la ve y no sabe que es lo que va a decirle. Ella comienza diciendo

  • “Ya me cansé de esto, de esta farsa, ya no quiero estar contigo”,
  • “pero que estás diciendo de que farsa no entiendo, de que estas hablando”
  • “ambos sabemos que esto no funciona, me voy con alguien que si me hace feliz me voy, no quiero que me detengas, quiero a alguien que me haga sentir una mujer de verdad”
  • “estás loca! ¿qué te hice yo, y los nenes solo te vas y ya no te importa ellos?”
  • “ellos ya están grandes no me necesitan, no los metas a ellos en esto, ya estoy cansada de esto lo siento”

Y salió por la puerta se subió a su auto y se fue. El corrió a buscarla y se quedó con una frase en los labios que no pudo decir…

Sentado en la banqueta de su casa se quedó por unos momentos tratando de entender lo que había pasado, se levantó y como siempre se dijo.

  • “¡Yo puedo superar esto!”

Entro a la casa fue a buscar a los niños solo para abrazarlos cuando de repente ve que, en la habitación del niño, esta su esposa sentada, y pensó.

  • “¿pero por dónde entro?, no que se iba, olvido decirme algo, olvido otra palabra para humillarme”

Entro a la habitación sus lágrimas se volvieron enojo, antes de decir algo, vio que estaba vestida muy diferente a como se había ido.

  • “de dónde saca…”

Y ella evita que hable y lo besa con tal pasión, que fue un beso que lo transporto a ese lugar cuando se conocieron. ¡Fue mágico!!!

Ella no lo dejo hablar en ningún momento, hicieron el amor como en mucho tiempo no lo hacían. Más tarde como a media noche ella se levanta se viste, se pone su ropa le da un beso en la frente y se va. Afuera de la casa se encuentra con varios hombres y les dice, “finalmente lo encontramos, el hará lo que le pidamos por sus hijos”.

Anuncios

CLONLOVE – Capitulo Dos

William esta acostado en una especie de laboratorio, ve a una mujer que está trabajando a marchas forzadas, como si está haciendo algo incorrecto, ella corre de un lado para otro, tratando de terminar lo que está haciendo, William no logra entender que está pasando o donde está, William logra escuchar a lo lejos una conversación que tiene la mujer consigo misma “No es correcto, no es correcto” “Si se enteran todo estará perdido”.

William no puede moverse, trata de levantarse pero es inútil, sigue escuchando como la mujer sigue susurrándose “Que he hecho”, “Que he hecho”.

Abruptamente William se despierta, solo era un sueño muy extraño, se levanta, recurrentemente tiene estos tipos de sueños, que lo martirizan. Se mete a la ducha, pensando en que son esos sueños que siempre lo inquietan, pero no les presta mucha atención. Termina de ducharse, se viste, baja al comedor a desayunar, se sienta toma el periódico y lee las noticias del día “CLONACION APROBADA”,  hace un sonido de desaprobación, y para sus adentros dice “Este mundo se está volviendo loco”.

Alza la mirada, y ve a su esposa haciendo el desayuno y piensa, “¿Que hace ella acá a esta hora? nunca hace el desayuno, que estará tramando” al fondo de la cocina se escucha con una voz dulce “¿Que deseas para desayunar amor?”.  Él contesta “Solo café”, todo esto está muy extraño, su esposa haciéndole el desayuno. Dirige la mirada a su esposa y le dice “¿No tiene que ir a trabajar?”.

Atrás suyo contesta una vos, “En efecto en un momento salgo al trabajo”, William voltea asombrado, es su esposa bajando de las escaleras, entonces comienza a recordar lo que paso el día anterior, como flashes aparecen imágenes donde su esposa le dice que lo va a dejar, el sigue con la mirada perdida, y otro recuerdo, su esposa con otra mujer idéntica a ella. Se levanta súbitamente, asustado “¿Que está pasando acá?”, su esposa se acerca a él y le dije que le permita explicarle “Promete que no te vas a desmayar” dice su esposa, con la cabeza el asienta, mientras ve de re-ojo a la mujer que está cocinando, que en un inicio pensó que era su esposa. Desconcertado ve el periódico que tiene en la mano y vuelve a leer la noticia de primera plana “CLONACION APROBADA”.

Su esposa se acerca a William y no deja que se acerque “No me toques ¿Quién eres tú?”, soy tu esposa dice ella, “cálmate” le dice con vos fuerte, “Quiero explicarte lo que está pasando”, en ese momento se acerca la mujer que estaba cocinando, pero el trata de alejarse de ellas, pero ella con más calma y con una voz dulce le dice, cálmate amor, te lo vamos a explicar todo, yo estoy acá para hacerte feliz.

Su esposa la mujer, de vos ruda le dice “Ella es un clon de mí, para ti, ella te hará feliz”.

El tranquilo escucha la explicación que le da su esposa, donde le dice que desde ya hace algún tiempo ella, encontró el amor en otra persona y que no le parecía justo que el pagaras las consecuencias, entonces que hizo un clon de ella misma, con ciertas características que él siempre le había pedido a su esposa que cambiara, como por ejemplo que fuera dulce con él, y que lo tratara con más amor, ella le explica que todas las característica que el siempre pidió en ella, las configuro en su nueva esposa, ella le explica que seguirá viviendo en la casa mientras hace los preparativos para vivir con su nuevo amor, y que ella se encargara de los gastos de la casa y que su nueva esposa no tendrá que trabajar, ni el tampoco, es su regalo por todos sus años juntos.

Él se queda en silencio, no dice nada. Trata de entender lo que acaba de escuchar, se sienta y se queda en silencio.

–PASA ALGUN TIEMPO—

William se levanta contento, baja a desayudar le da un beso a su esposa que como siempre es dulce y amable con él, lee las noticias del día “FUERTES PROTESTAS POR APROBACION DE LOS CLONES”.

Todo parece estar bien en la vida de William, pero en otros lugares de la ciudad, hay protestas a diario, por el uso de los clones, Militares utilizan clones para frenar las protestas, los manifestante al ver que son clones los soldados pierden la cabeza, el caos se está apoderando de la ciudad.

CLONLOVE – Capitulo Uno

Después de un largo día de trabajo, William va de regreso a su casa, sentado en el metro con muchas cosas que pasan por su mente, ya que últimamente las cosas no van bien en casa, su esposa cada vez es más indiferente con él, no se siente bien en su trabajo, no tiene hijos, siente que la vida se le ha escapado de las manos. Parece que no hay algo que lo motive a seguir adelante.

Encerrado en una vida que detesta, parece que no hay salida. Sentado está tratando de encontrar cuando fue el momento de su vida que esto paso, recuerda que fue un gran estudiante en la universidad, que era muy feliz con su esposa. ¿Pero cómo paso todo esto? Trata de consolarse pensando que su esposa es muy exitosa, es una microbióloga muy reconocida. Pero realmente esto lo consuela muy poco, ya que sabe qué su mujer está a punto de dejarlo, él sabe que ella lo está engañando, y tratando de entenderla en su mente piensa.

–          ¿Quién quiere estar con un simple albañil?

–          ¿Porque tendría que estar con un perdedor, cuando ella es muy exitosa?

–          Tal vez ella tiene razón, no la merezco. Hoy le diré que la voy a dejar en libertad, para que ella haga su vida con otra persona y que ya no quiero ser una carga más para ella.

Ese viaje de regreso a casa parece eterno, no quiere tomar esta decisión pero es lo más correcto para él, ya que él se ve como un obstáculo en la vida de su amada, esa mujer a quien ama tanto y sabe que la vida va a ser muy difícil sin ella, después de 10 años de estar juntos, todos los buenos momentos pasan por su mente, también los malos momentos. Una lágrima quiere escapar de sus ojos, saca su pañuelo y trata de secarse los ojos sin que los demás puedan notarlo. Pero a las demás personas del tren, están con sus propios problemas y muy difícilmente se darían cuenta de que lo le está pasando. El mundo ha cambiado, ha crecido la población, cada vez la tecnología nos ha apartado más de las personas, por lo cual es fácil sentirse solo, aunque realmente nunca estamos solos en una ciudad como esta.

Al fin llego a su destino, no quiere ni entrar, sabe que la va a perder para siempre, a esa mujer que ha amado más que su vida. Sabe que no puede seguir con este engaño, no se puede permitir tener que seguir viviendo con ella, sabiendo que lo están engañando, pasan muchas cosas por su cabeza, no tiene el valor de entrar, pero tiene que hacerlo es lo correcto. Al entrar en la casa se da cuenta que ella no ha llegado, siente un poco de alivio y al mismo tiempo enojo, porque seguramente estará con su amante, se siente destrozado, molesto, quiere explotar, ya es muy tarde y ella no está. El solo quiere decirle que ya se dio por vencido, solo quiere decirle que nunca la olvidara, pero ella no esta, él quiere un poco de respecto aunque sea la última vez.

Está a punto de llamarla cuando ella entra a la casa, el corre hacia ella, tiene muchas cosas que decir, ella lo saluda, el piensa que está muy hermosa, pero está molesto y tiene que decir lo que siente o va a explorar. Se acerca a ella y está a punto de hablar, cuando ella lo interrumpe y no lo deja hablar, ella dice unas simples palabras.

–          Me voy de la casa, estoy enamorada y no puedo seguir con esta situación.

William se quedó helado, él iba a decir exactamente lo mismo, pero no esperaba que ella lo hiciera, y lo que más le molesto es que no lo dejara a él decirlo primero. Ella sigue hablando.

–          He cometido muchos errores en mi vida y tú eres el peor que he cometido, lo siento.

–          Lamento mucho que estés pasando por esto, tú y yo nunca debimos estar junto, me equivoque.

William está destrozado después de escuchar esto, contraataca con todos los recuerdos que tienen de sus vidas, le dice que la ama y que no puede vivir sin ella. Es irónico ya que él iba con la misma intención, pero al ser ella la que lo dijo el, ya no supo cómo manejarlo, se arrodillo llorando, esta devastado, le dice que como puede tirar  a la basura todo lo que han vivido. Llora como nunca lo había hecho, ella se acerca despacio a él y trata de consolarlo, pero no puede ni tocarlo. Ella le pide que la escuche, trata de que deje de llorar, pero no logra sacarlo de agonía. Entonces se para y le dice a William que encontró la solución de este problema, le pide que la vea de forma cortes, William levanta la cabeza lentamente, destrozado por dentro, con los ojos húmedos y está tratando de verla, las lágrimas no lo dejan ver bien, se limpia los ojos y cuando ya puede enfocar no da crédito a lo que está viendo.

A su lado esta su esposa y a la par de ella esta una mujer exactamente igual a ella, con una bata parecida a la de los hospitales. ¿Cómo puede ser esto posible? Dice a sus adentros, se queda viéndolas, tratando de entender, su esposa se acerca suavemente a William y le susurra en el oído.

–          Ella es tu nueva esposa, la he creado para ti.

En estado Inconcluso – Capitulo Cinco

Estoy tirado en el pavimento con una pistola en mi cabeza, alguien me está apuntando y me está llamando cobarde una y otra vez, dejo mi mente en blanco y solo espero que esto pase, lo más pronto posible. El prepara el tiro y me dice.

–          Quiero que sepas, que yo no mate a tu hermano, fue un accidente.

–          Estoy harto de esta prisión, en la que me metiste.

–          Desde hoy te libero de la culpa, que no te deja vivir.

¿De que hermano está hablando? tengo que saberlo, no recuerdo haber tenido un hermano, no puedo morir aquí, necesito saberlo. Me muevo con todas mis fuerzas y lo levanto, ambos caemos, y de la nada comienza a salir mucha gente de todos lados, me quedo asombrado, ¿de dónde salió toda esta gente?

Él temeroso se le queda bien a la gente, comienza a hacerse cada vez más para atrás, hasta que sale corriendo y huye. ¿Por qué les tiene miedo? ¿Qué está pasando aquí, de donde salieron todas estas personas?

Una de ella se me acerca, es un tipo mayor, de edad avanzada, me pregunta si estoy bien. Le contesto que sí, le pregunto qué está pasando, ¿Quién es usted?

Me dice que solo esta acá para ayudarme, me repite nuevamente “Yo estoy acá para ayudarte”, no entiendo que está pasando y de donde salió toda esta gente, me levanto molesto porque no logro entender, y toda la gente desaparece, solo se queda el Sr  y me dice nuevamente “Yo estoy acá para ayudarte”, “Trata de recordar a tu hermano y lo comprenderás”.

Comienzo a recordar, poco a poco.

Soy joven de 15 años de edad, veo mi reloj y son las 3:00 AM, me escape de casa de nuevo en medio de la noche, fui a una gran fiesta, todo el mundo me admira, todos quieren ser como yo. Soy el alma de las fiestas.

Casi no puedo caminar de tanto tomar, levanto mi cabeza y veo como alguien se va acercando así mí, lo veo borroso y me dice “Otra vez tomando, ¿cuándo vas a madurar?”, le contesto que yo no soy el perfecto de la familia, que para eso él estaba, para ser el perfecto. Trata de levantarme pero no se lo permití, el siempre entrometiéndose en mi vida, el hijo preferido, el gran estudiante.

Mientras me levanta, le digo que lo odio, que estoy harto que me esté ayudando siempre, que no necesito su ayuda, mi hermano, el gran hombre, el que tiene su futuro asegurado, el que gano un beca, el hijo favorito sin duda, yo solo soy un estorbo para la familia, se lo repito gritando.

Mi hermano me sube al auto, y mientras me está sermoneando como siempre, yo voy tratando de no escucharlo, quiero pensar en la gran fiesta que acaba de pasar y que tengo que reponerme, mañana hay otra fiesta, a lo lejos mi hermano me dice que ya tengo que cambiar, que él no va a estar cuidándome siempre, como si necesitara su ayuda. En un momento pierdo la conciencia, parece que esta vez sí he tomado mucho, trato de levantarme riéndome, ¿Qué paso acá? El cinturón no me deja levantarme trato de quitármelo, ¡Maldita Sea! Veo a mi hermano, esta inmóvil, trato de moverlo y está sangrando mucho, me asusto, me quito el cinturón rápidamente, trato de moverlo, le hablo, le grito que despierte, pero no lo hacer, no se mueve,  lo saco del carro y comienzo a pedir ayuda, es de madrugada y nadie me escucha, lo abrazo con todas mis fuerzas, le digo que lo quiero, que por favor me perdone, que no quería que esto pasara. Estoy devastado ¿Qué he hecho? Me pregunto una y otra vez, ¿Qué he hecho?, lo abrazo con todas mis fuerzas no lo quiero soltar.

Estoy sentado junto al Señor nuevamente, estoy abrazando el aire, y no paro de llorar, yo mate a mi hermano, fue por mi culpa.

Momentos Especiales – Capitulo tres

La cruda realidad.

En esos años de mi vida todo parecía estar muy bien o muy mal, nunca había un punto medio, unos días antes estaba deprimido, sintiendo que el mundo se me venía encima, y ahora todo parecía muy bueno, el mundo me sonreía, aunque todo está igual.  Yo me paseaba por la calles con una sonrisa que no cabía, sentía que todo me salía bien. Mis amigos se me quedaban viendo, extrañados por mi comportamiento.

Ya pasaron 3 días desde aquel beso y no me puedo sacar de la mente ese momento, tan solo con recordarlo podría cerrar los ojos, y viajar a ese lugar y sentir ese mismo sabor, sentir esa sensación. Ella me dio el beso ganador, ella me dio los mejores besos que recuerdo en mi vida. Retomando la historia yo estaba muy feliz, todo está bien y a pesar que tenía días de no verla, me sentía muy feliz, como que un solo beso me bastaría para todo la semana.

El día de verla llego, me la encontré en la calle y cuando estaba dispuesto a darle otro beso de saludo, ella se desvió no me saludo, solo me vio. “¿Qué abra pasado?”, todo el día paso evitándome. Ese día me pase por su casa en la noche, toque a la puerta y ella salió. Yo esperaba que ella se entusiasmará con verme, pero su reacción fue normal, me pregunto “¿Qué quería?”, yo le dije que quería verla y que no podía olvidar ese beso, ella rio y me dijo “Eso ya paso, hay que superarlo”, yo no sabía porque me estaba diciendo eso, me estaba destrozando por dentro, tratando de encontrar una explicación, no me movía de su puerta. No recuerdo que exactamente fue lo que le dije, pero si puedo recordar que está insistiendo, tratando de que ella en algún momento me dijera algo, cualquiera cosa que me hiciera sentir bien, pero sus palabras fueron como alfileres en el corazón, me hizo recordar que ella tenía novio y que yo solo era un niño para ella, que el beso no significo nada y que me fuera a mi casa.

En efecto me fui, el camino hasta mi casa me pareció una eternidad, sentía que caminaba y caminaba y que no podía llegar, con lágrimas en los ojos camine, tratando de no llorar, después de una eternidad de caminar, entre a mi casa tratando de que mi familia no me viera así, ya que no iban a entender por lo que estaba pasando, como siempre uno no confía en cosas del corazón en sus padres, logre llegar a mi cuarto sin que nadie se diera cuenta, de lo que me pasaba y me tire en la cama, recuerdo que llore toda la noche y me fue muy difícil dormir.

Trate de seguir con mi vida y durante los siguiente meses, no vimos muy poco y ella me trataba como si nada hubiera pasado, ella siempre sonreía todo el tiempo, todo parecía bien en ella, se veía con su novio como siempre, todo parecía normal, mis amigos parecían muy felices, pero yo comencé a sumirme cada vez más en depresión, es increíble como pase de la depresión a la felicidad y nuevamente a la depresión, cuando uno es joven e inexperto, estas cosas pasan muchas veces, con el paso del tiempo parece que el corazón se vuelve duro y estas situaciones se vuelven más fáciles de digerir, pase por estas cosas muchas veces en la vida, y aprendí a sobrellevar  esto.

El destino quiso que ella y yo viviéramos muchas cosas juntos y así como ella me destrozo el corazón es día, yo también se lo destroce a ella. La vida nos juntó y nos separó una y otra vez, es difícil creer como termino nuestra historia juntos.

En estado Inconcluso – Capítulo cuatro

8:10

Parado en la puerta de mi casa, dispuesto a salir, un frio me recorre el cuerpo, sé que no puedo seguir allí en la casa porque me estoy volviendo loco, pero también tengo temor de salir, todos estos años de ser antisocial han dado frutos, no tengo a donde ir, ni con quien estar.

Subo al carro y comienzo a manejar hacia ningún lugar, el día esta nublado, el marco perfecto de lo que estoy viviendo, todo esta tan oscuro, tanto que tengo que encender las luces, parece que no hay carros en la carretera solo el mío, todo se vuelve más oscuro la niebla ya no me deja ver la calle, ya no sé por dónde voy, bajo la velocidad tratando de ver por dónde voy, “Maldita niebla” “¿Qué está pasando?” todo está muy extraño, no recuerdo que alguna vez haya habido niebla, manejo despacio el camino cada vez está más oscuro, casi no hay visibilidad, a lo lejos veo un auto que se acerca rápidamente, cada vez está más cerca, comienzo a hacerle luces par que se dé cuenta que estoy allí, trato de desviarme pero el carro se me abalanza hacia mí, escucho un fuerte ruido y todo se queda en silencio otra vez.

Siento que paso una eternidad, trato de abrir los ojos, todo está dando vueltas, levanto la cabeza poco a poco, trato de visualizar lo que paso, poco a poco la imagen va tomando forma, sigo en el carro, tengo el cinturón puesto y estoy sangrando otra vez, ahora de la frente, he sufrido un fuerte golpe, trato de moverme y logro salir del carro a duras penas, levanto la vista mi carro está destrozado, estoy a un lado de la carretera. “¿Qué paso?” Comienzo a recordar vagamente el choque “¿Dónde está el otro carro?”, no lo veo por allí, comienzo a caminar tratando de encontrar a alguien que me ayude, pero no hay nadie, todo está muy callado, no encuentro a nadie en la carretera, a unos 50 metros después de haber caminado encuentro el otro carro, esta de cabeza, cerca del vehículo hay 2 cuerpos ensangrentados, me acerco lentamente a uno de ellos, ambos tiene pasamontañas, ahora estoy seguro que ellos son los que me atacaron, necesito saber que está pasando, me acerco a uno de ellos, parece que está muerto, pero no estoy seguro, corro hacia el siguiente cuerpo, parece estar muerto también, a un pistola en el suelo, estos sin duda son los que me atacaron ahora estoy seguro, escucho un ruido en el carro, volteo rápido, veo a alguien que sale corriendo, con un pasamontañas puesto, corro a hacia la pistola, la tomo y comienzo a disparar, y no pasa nada, no tiene balas o yo no sé usarla, el sigue corriendo, se mete a un arboleda que esta al costado de la carretera.

Tengo mucho miedo y a la vez mucha furia como no había sentido antes, estoy indeciso y comienzo a correr detrás de él, solo quiero saber que está pasando. Corro hacia los árboles y no sé en qué dirección se fue, no sé si la pistola funciona o no, pero no la suelto de ninguna manera. Sigo caminando entre los árboles y trato de verlo, no lo encuentro, todo sigue muy nublado, no me deja ver más lejos que unos metros de distancia, camino y camino, no lo encuentro, estoy seguro que lo perdí, retrocedo sobre mis pasos voy de regreso a la carretera, todo está muy nublado todavía y muy silencioso, comienzo a caminar, por bastante tiempo y no logro encontrar la carretera, “¿Que sucede acá?”, “¿Me he perdido?”, siento que he caminado ya varias horas, ni rastro de la carretera, ni rastro del sujeto que salió corriendo.

El día sigue nublado y no logro entender que está pasando, a la distancia parece verse un claro, corro hacia él, lo más rápido que puedo, cuando al fin llego, me llevo una sorpresa, es mi casa, estoy enfrente de mi casa otra vez y parado en la puerta está el sujeto que salió corriendo.

-En estado esperándote.

Tomo la pistola le apunto.

-¿Quién eres y porque me estás haciendo esto?

Se toma el pasamontañas con la mano y se grita

-¿Quieres saber en realidad quién soy?

Lentamente veo como se levanta el pasamontañas, se lo quita completamente y lo deja caer, veo su rostro y quedo en petrificado, me veo a mí mismo, soy yo el que está parado en la puerta vestido de militar, me quedo sin habla suelto la pistola, caigo sentado en el suelo, trato de entender que está pasando, lentamente él se acerca a mí.

-Eres un cobarde, siempre lo has sido, siempre has tenido miedo. Y yo ahora te voy a liberar de tu sufrimiento.

Toma el arma que esta tirada en el suelo, la pone sobre mi frente y me dice.

-Ese día tú me dejaste morir, eres un cobarde.